viernes, 26 de marzo de 2010

¿Por qué la esquizofrenia?



Dr. Daniel Dolmoun Kumok
Ps. Valeria Thomas Alvarez

En Norteamérica se han desarrollado los más importantes estudios de comorbilidad de trastornos psiquiátricos que se conocen como Epidemiological Catchment Area (ECA) Estos estudios evidencian las asociaciones más frecuentes que se presentan con: trastornos depresivos, de ansiedad, bipolar y psicóticos, en este orden, siendo la EQZ la de mayor importancia dentro de los trastornos psicóticos.

La anfetamina y otros estimulantes, por ejemplo, potencian la función dopaminérgica y producen psicosis esquizomórfas en sujetos no esquizofrénicos y exacerban los sí ntomas psicóticos en esquizofrenia, entendiéndose la ú ntima relación entre estas dos circunstancias.

El tipo de psicosis inducidas por sustancias va desde la paranoia tóxica de la cocaí na, la de otros estimulantes y también la marihuana, la demencia producida por inhalantes, el trastorno amnésico y de agitación causados por el alcohol. Es importante reconocer estas situaciones, en primera instancia, como secundarias al uso, para no hacer un diagnóstico primario que podrí a ser erróneo.

Se puede entender o justificar de diferentes maneras el uso de sustancias psicoactivas por parte de pacientes esquizofrénicos, en algunas ocasiones porque esto permite atenuar los efectos indeseables de los medicamentos antipsicóticos, porque pueden estimular o reducir los sí ntomas positivos o reducir los sí ntomas negativos y la depresión, etc., de acuerdo al tipo de sustancia y de acuerdo a la necesidad de cada individuo.

Por otro lado, existen en los esquizofrénicos, determinadas alteraciones a nivel frontal y del hipocampo que intensificarí an el efecto gratificador producido por las drogas. Dichas alteraciones disminuyen el control de la actividad mesolí mbica que ejercen normalmente las estructuras corticales (Chambers et al. Biol. Psychiatry, 2001. 50:71-83) La “recompensa” dopaminérgica del canabis es más eficaz en la anhedonia /déficit pre - frontal de los esquizofrénicos. La acción dopaminérgica de diferentes sustancias psicoactivas es más impactante en personas con receptores D2 hipersensibles (up-regulation), consecuencia del bloqueo neuroléptico prolongado.

En resumen, la cercana interrelación entre la esquizofrenia y las sustancias psicoactivas en la neurobiologí a, permite un campo interesante en la investigación de la génesis, abordaje y tratamiento de la Patologí a Dual como puerta de entrada a este “nuevo” mundo de la psicopatologí a.

En particular, la esquizofrenia es una enfermedad mental que tiene su origen en alteraciones de los neurotransmisores cerebrales, además, es posible apreciar diversas alteraciones neuropsicológicas, que conllevan a una amplia gama de manifestaciones conductuales y sintomáticas, que en términos generales, llevan a una incapacidad para reconocer lo que es real, controlar las emociones y la conducta, como así mismo la aparición desbordada de ideas extrañas y vivencias alucinatorias. Podemos ver una importante disminución de la capacidad de concentración, de pensar con claridad y de planificar los propios actos y conductas a largo plazo, sí ntomas que conocemos como las alteraciones cognitivas.

Las distintas alteraciones cognitivas, independientemente de su gravedad e intensidad, interfieren en mayor o en menor medida, en la capacidad de las personas para relacionarse vitalmente con el mundo social y vincular, dando cuenta de un importante deterioro en la mayorí a de sus funciones cotidianas, laborales, sociales y psicológicas. Si consideramos esta enfermedad como un sí ndrome crónico y gravemente discapacitante que altera el proyecto vital del sujeto, se hace necesario intervenir tempranamente en ella, desde una perspectiva multidisciplinaria que contemple su calidad de vida en su mundo real y cotidiano.

Seguir leyendo
¿Cuando, cómo, dónde y quién, le dará una razón, un motivo, provocará una circunstancia, generará una situación para CAMBIAR?